El paracaidismo

Qué es el paracaidismo

El paracaidismo es un deporte extremo, que implica al mismo tiempo grandes sensaciones, entre ellas, diversión, aventura, adrenalina y compañerismo entre la gran familia de quienes lo practican en Chile y el mundo. Este deporte consiste en dejarse caer desde alturas que pueden ir desde 1.100 a 4.000 metros, y emprender una caída libre por varios segundos, para finalmente abrir el paracaídas y conducirlo hasta la zona de aterrizaje prevista. El salto puede realizarse desde un transporte aéreo como un avión, helicóptero o globo aerostático; más vinculado a la modalidad de Salto BASE, los saltos también puede ser efectuado desde un terreno u objeto fijo, como un puente, acantilados, edificios, entre otras superficies que entreguen una altitud necesaria para la caída libre y apertura del equipo.

Esta actividad aérea sin duda esta está directamente relacionada con una aspiración humana desde los tiempos más remotos al querer imitar a las aves en su vuelo, pudiendo identificar como precursor a Leonardo Davinci con su boceto para lo que sería un paracaídas de forma piramidal. En el siglo XX es cuando modernos paracaídas comenzaron a fabricarse, acentuando su uso militar a partir de la I Guerra Mundial para infiltración de tropas, envío de suministros, entre otras funcionalidades. 

El primer encuentro competitivo de paracaidismo, desde un punto de vista deportivo, se llevó acabo en Rusia en el año 1930, donde los competidores debían efectuar un aterrizaje de precisión en un objetivo en tierra. Pasaron 21 años, para que en 1951 se pueda realizar en Yugoslavia el primer campeonato mundial de éste nuevo deporte, donde la precisión de aterrizaje fue el único evento desarrollado. Posteriormente, en el año 1962 se efectuó el primer salto con un paracaídas ram-air, que sería la base de los modernos y versátiles paracaídas que se utilizan hoy en día y cuyo modelo tuvo un crecimiento importante entre las décadas del 70’ y del 90´, años en los que se realizaron los más importantes avances en los equipos, materiales y sistemas de seguridad que permitirían la práctica del paracaidismo deportivo de manera segura. 

Gracias a los avances y estandarización tanto de los métodos de enseñanza como en la adopción de las medidas de seguridad en los equipamientos, el paracaidismo se ha posicionado como un deporte seguro de practicar.

Reconocemos que el mayor desarrollo del paracaidismo es iniciado, desarrollado y generalizado para finalidades militares a través de transporte, ya sea de personal militar, bomberos, entre otras. Pero hay que recalcar que hoy en día el paracaidismo deportivo es una senda completamente paralela al mundo militar, y sus finalidades pueden ser tanto recreativas como deportivas, aumentando a nivel mundial las competencias y seminarios de perfeccionamiento en las diversas técnicas y sub-categorías que hoy existen.

Cómo es un Paracaídas

Los paracaídas que tienen un aspecto redondo son paracaídas militares (de tropa) o de emergencia usados por pilotos. El paracaídas “ram-air” tiene un aspecto rectangular y es el que se utiliza para la práctica del paracaidismo deportivo, es mucho más versátil y dirigible en comparación con el paracaídas redondo; existen diferentes tamaños y modelos con diferentes reacciones, los que son destinados para diversos usos dependiendo de la modalidad deportiva o finalidad del salto.

Cuál es el equipamiento de un Paracaidista.

El equipo de un paracaidista deportivo está compuesto por los siguientes elementos:
– Un arnés contenedor el cual está adosado al paracaídas.
– Un paracaídas principal.
– Un paracaídas de reserva.
– Un dispositivo de apertura automática – AAD (el cual es de uso obligatorio).
– Buzo de salto.
– Casco.
– Antiparras.
– Altímetro.
– Guantes.
– Bitácora de saltos, en donde registrará cada uno de los saltos que el paracaidista efectúe.
– Wingsuit (utilizado solo por quienes practican la disciplina del wingsuit).

Cómo practicarlo de manera segura

Para saltar de forma segura siempre se debe planificar el salto. Se debe conocer de antemano, las posibles emergencias que puedan surgir y revisar los procedimientos de emergencia con el instructor/grupo junto al que se efectuará el salto. El equipo a utilizar debe de ser revisado antes de cada salto (en tierra y en el avión antes de saltar), y es importante dejar una distancia prudente entre cada paracaidista al momento de saltar. La navegación y el aterrizaje son una parte fundamental del salto y deben ser ejecutados con precisión y mucha atención, siguiendo el tráfico aéreo, de la misma forma que lo hacen los aviones, con el fin de aterrizar ordenadamente y evitar cualquier contratiempo. Lo ideal es saltar cuando las condiciones climáticas son apropiadas, y evitar hacerlo si está lloviendo o con poca visibilidad.

Scroll to top